26. GastroEvaluación de la plantilla 2016/17 – PARTE I

SFC

¡Comida y fúrbo! Mis dos pasiones. Bueno, en realidá son tres pero de follá mejó no hablamo. Fité cómo será la cosa que una vez me dijo un amigo “iyo, tú folla poquito ¿no?” y le dije “OJALÁ”. Uno de mis sueños es que me hagan una buena comida mientras veo un partido. Eh, eh, que sigo hablando de gastronomía y de fútbol, ¿eh? Satirones…

Hemos quedao en que aquí sí se puede decir su puta madre, ¿no?

SFC

– Su puta madre, Carli. Que ma puesto el camarero la cerveza en un vaso grande hasta los borde sin espumita y más caliente que un calambre en el codo. Que la quiero pa bebérmela, no pa lavarme los pie, mamona, que tienes toa la cara del que se llevó la guantá pa Liverpool.

– Calla Juan, cohone.

NUESTRO MOMENTO

SFC

Hace unos meses amanecí con una de las sensaciones más extrañas que jamás haya tenido. Mi Ompare, alter ego que aún no sabe que entre otras cosas nació para ser uno de los motores de mi vida, me había enviado un Whatsapp de madrugada. Al verlo pensé, “a ver con qué montaje la ha líao ahora el cabrón éste”, pero no. No era ninguno de sus geniales vídeos. Tampoco una de esas pamplinas en la que los dos morimos. Me había enviado la foto de cabecera en Twitter de un portal deportivo sevillano. Aquella imagen había pasado por delante de mis ojos infinidad de veces sin que yo la hubiera visto. Mi vida, lo que hasta hace 6 años había sido toda mi vida, se mostraba de nuevo ante mis ojos. Era Glasgow. Era mayo de 2007. Era la primera Uefa estando los cuatro juntos. Era el último viaje de nuestras vidas.

“MIRE USTÉ, LOS SEVILLISTAS SOMOS MÁS DE FOLLAR”

SFC

 + ¿Es usted de derechas o de izquierdas?

– Depende, si es para Sarabia de derecha, pero si es el pal Kiyo de izquierdas. A mí es que el córner me gusta como el mostrador de un funcionario a las 3 de la tarde, cerrao.

+ Me refiero a su ideología política.

– Ah, pues más de izquierdas que de derechas, pero bueno, hoy en día ambas opciones políticas, además de no estar muy bien definidas, dan bastante penita. Vamos, que como haya terceras elecciones no voto a PACMA porque me ha dicho mi cuñao que no es el superhéroe, sino un partido de gaticos y monetes.

+ Recuerde que esto es un tipo test.

– Usted perdone.

TÚ Y YO NO NOS VAMO NI POR LA CLÁUSULA, COMPADRE

SFC

RING RING!!! RING RING!!!

 

Juan: ¡Ese Carli weno, cogerlo ahí!

Carli: Joé, Juan, por fin me coges er teléfono, cojone.

Juan: Quillo que estoy en la playa y no me he enterao. Qué pechá de gente, de arena y de canne.

Carli: Es que las niñas hoy en día van de unas maneras…

Juan: Que tengo que ir a la playa con collarín, Carli.

Carli: Es que es tremendo. Y los bikinis que me llevan… que antes pa verles er culo había que apartarles las braga y ahora pa verles las braga hay que apartarles er culo.

HAGAN JUEGO, SEÑORES

Sevilla FC

Juan y Carli han ido a Basilea. Se prometieron que si algún día el Sevilla jugaba una final, ellos irían juntos. Con la de hoy, son ya cinco las finales de Uefa que guardan en la mochila de sus recuerdos.

Juan: Que digo yo que habrá que pedirse otro Wailabe no nos vayamos a deshidratar. ¿Tú tienes algo suelto y así no cambio el billete?

Carli: Tengo un billete de cinco y tres euros sueltos.

Juan: ¿Euros? ¿Todavía no te ha enterao de que aquí no se paga en euros?

Carli: ¿Que no se paga en euros? ¿Y entonces cómo se paga?

Juan: En francos suizos.

Carli: Francos suizos, ojú que malamente suena eso. Si ya el nuestro tenía malaje, el suizo tiene que ser una monería.

¿¡TEQUÍARCARAHO, MAIQUEL!?

Sevilla FC

Juan y Carli tienen 36 años.

Juan y Carli son amigos de toda la vida. De los de intercambiar estampitas del Bollycao en el recreo del colegio, ir a medias en el lote antes de entrar en la EM y compartir mesa en la ya clásica cervecita de los domingos con la parienta y los niños.

Juan y Carli son sevillistas y llevan 8 horas y media en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán haciendo sitio para conseguir una entrada en una cola que llega hasta Eduardo Dato.

– Iyo Juan, yo estoy siego ya y no veo las taquillas, ¿eh?