TODO SOBRE EL TOTO

SFC

Monte de Venus: También llamado pubis, triángulo del bikini o flequillo del toto, vamos, lo que le asoma por encima del elastiquillo de las bragas a la chavala pelúa de tu clase antes de que te presente al Señor Williams. La parte más visible de Berizzo. Como supongo que entre nuestros lectores habrá muchachada joven de esa que aún ni había nacido cuando el que escribe andaba más caliente que un café del Spala viendo a las sagalas bailando encima de la mesa del Kangaroo pub, decirles que como futbolista, el bueno de Eduardo era un defensa serio, de garra, de los leñero, lo que en términos totiles viene siendo esa gran pelucona tan apreciada por los sátiros antiguos (onore al doctor Iglesias Puga), ese inmenso bosque que esconde en su interior frondosos matojos de pelos duros de esos que pican y encenderían un cerillo de un rosetón. En cambio, como míster pertenece a la corriente Bielsista, los llamados neocoños u/o coños moennos, rasuraditos, perfectamente perfilados de esos que cuando los ves, te da hasta pena de tocarlo y media hora después mojarías un bollo si te dejaran. Y es que ya se sabe que las penas con pan, son menos. Así que no me seáis brutotes y BE CAREFUL CON VUESTRAS PARTES BLANDAS.

Anuncios

Hemos quedao en que aquí sí se puede decir su puta madre, ¿no?

SFC

– Su puta madre, Carli. Que ma puesto el camarero la cerveza en un vaso grande hasta los borde sin espumita y más caliente que un calambre en el codo. Que la quiero pa bebérmela, no pa lavarme los pie, mamona, que tienes toa la cara del que se llevó la guantá pa Liverpool.

– Calla Juan, cohone.

TÚ Y YO NO NOS VAMO NI POR LA CLÁUSULA, COMPADRE

SFC

RING RING!!! RING RING!!!

 

Juan: ¡Ese Carli weno, cogerlo ahí!

Carli: Joé, Juan, por fin me coges er teléfono, cojone.

Juan: Quillo que estoy en la playa y no me he enterao. Qué pechá de gente, de arena y de canne.

Carli: Es que las niñas hoy en día van de unas maneras…

Juan: Que tengo que ir a la playa con collarín, Carli.

Carli: Es que es tremendo. Y los bikinis que me llevan… que antes pa verles er culo había que apartarles las braga y ahora pa verles las braga hay que apartarles er culo.

HAGAN JUEGO, SEÑORES

Sevilla FC

Juan y Carli han ido a Basilea. Se prometieron que si algún día el Sevilla jugaba una final, ellos irían juntos. Con la de hoy, son ya cinco las finales de Uefa que guardan en la mochila de sus recuerdos.

Juan: Que digo yo que habrá que pedirse otro Wailabe no nos vayamos a deshidratar. ¿Tú tienes algo suelto y así no cambio el billete?

Carli: Tengo un billete de cinco y tres euros sueltos.

Juan: ¿Euros? ¿Todavía no te ha enterao de que aquí no se paga en euros?

Carli: ¿Que no se paga en euros? ¿Y entonces cómo se paga?

Juan: En francos suizos.

Carli: Francos suizos, ojú que malamente suena eso. Si ya el nuestro tenía malaje, el suizo tiene que ser una monería.

¿¡TEQUÍARCARAHO, MAIQUEL!?

Sevilla FC

Juan y Carli tienen 36 años.

Juan y Carli son amigos de toda la vida. De los de intercambiar estampitas del Bollycao en el recreo del colegio, ir a medias en el lote antes de entrar en la EM y compartir mesa en la ya clásica cervecita de los domingos con la parienta y los niños.

Juan y Carli son sevillistas y llevan 8 horas y media en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán haciendo sitio para conseguir una entrada en una cola que llega hasta Eduardo Dato.

– Iyo Juan, yo estoy siego ya y no veo las taquillas, ¿eh?

Los Hijos del Hambre

SFC

Mi padre repetía una y otra vez que por la vida se iba de frente y que para ello había un requisito indispensable: no fallar jamás a los tuyos. Según el viejo, que de esto sabía tela, te das cuenta de que vas por la senda adecuada cuando ese otro, el tuyo, busca tus ojos si desea compartir su alegría, ansía encontrar consuelo o porque sabe que el camino viene duro y necesita armarse de esa fuerza que uno solo encuentra entre su gente. Me crié pensando que mi padre era sevillista; el tiempo me enseñó que mi padre era el SEVILLISMO.