Hemos quedao en que aquí sí se puede decir su puta madre, ¿no?

SFC

– Su puta madre, Carli. Que ma puesto el camarero la cerveza en un vaso grande hasta los borde sin espumita y más caliente que un calambre en el codo. Que la quiero pa bebérmela, no pa lavarme los pie, mamona, que tienes toa la cara del que se llevó la guantá pa Liverpool.

– Calla Juan, cohone.

Anuncios

MU YONKIS Y MU GITANOS

SFC

– JAJAJA, IYO JUAN, TE PIDO LA PENÚRTIMA ¿NO? ¡Y DEJA ER MÓVI YA, TANTO WASA, QUE CON EL ENGANCHE SE TE ESTÁN PONIENDO LOS DEO GORDO COMO DOS PALMITO!

– Pesao ere Carli, que me está llamando un número raro de esos mu largos.

– SI ES LARGO SERÁ DE CASA DE N´ZONZI.

– Jaja, pídeme la penúrtima, anda. […] ¿Sí? ¿Dígame?

“Supersticioso un caraho, Carli, que da mala suerte”

Sevilla FC

¡¡¡TANINO NINO NINO NA NI NO!!! (Melodía de móvil Nokia, el del juego de la serpiente)

– Dime, Carli.

– ¿Qué dise mi Juan de misentraña?

– Po ná, aquí estamo.

– ¿Dónde te mete? Que estás hablando más bajito que Guardiola en misa.

– ¿Qué quiere, quillo? Que estoy en la sala de espera del médico.

TÚ Y YO NO NOS VAMO NI POR LA CLÁUSULA, COMPADRE

SFC

RING RING!!! RING RING!!!

 

Juan: ¡Ese Carli weno, cogerlo ahí!

Carli: Joé, Juan, por fin me coges er teléfono, cojone.

Juan: Quillo que estoy en la playa y no me he enterao. Qué pechá de gente, de arena y de canne.

Carli: Es que las niñas hoy en día van de unas maneras…

Juan: Que tengo que ir a la playa con collarín, Carli.

Carli: Es que es tremendo. Y los bikinis que me llevan… que antes pa verles er culo había que apartarles las braga y ahora pa verles las braga hay que apartarles er culo.

AMAR EN TIEMPOS REVUELTOS

SFC

-Ojú, ya se va hasta Emery, quillo.

-Sí pero viene un calvo con toa la cara de Antonio Lobato jarto de pringá. Y disen que es mu güeno.

-Ah, sí, el chileno ese.

-Argentino.

-Po tríncame er pepino.

-Jaja, hioputi, ya te la devolveré, maricona. ¿Pido la última?

-Enga Juan, la penúltima y nos vamo.

HAGAN JUEGO, SEÑORES

Sevilla FC

Juan y Carli han ido a Basilea. Se prometieron que si algún día el Sevilla jugaba una final, ellos irían juntos. Con la de hoy, son ya cinco las finales de Uefa que guardan en la mochila de sus recuerdos.

Juan: Que digo yo que habrá que pedirse otro Wailabe no nos vayamos a deshidratar. ¿Tú tienes algo suelto y así no cambio el billete?

Carli: Tengo un billete de cinco y tres euros sueltos.

Juan: ¿Euros? ¿Todavía no te ha enterao de que aquí no se paga en euros?

Carli: ¿Que no se paga en euros? ¿Y entonces cómo se paga?

Juan: En francos suizos.

Carli: Francos suizos, ojú que malamente suena eso. Si ya el nuestro tenía malaje, el suizo tiene que ser una monería.

¿¡TEQUÍARCARAHO, MAIQUEL!?

Sevilla FC

Juan y Carli tienen 36 años.

Juan y Carli son amigos de toda la vida. De los de intercambiar estampitas del Bollycao en el recreo del colegio, ir a medias en el lote antes de entrar en la EM y compartir mesa en la ya clásica cervecita de los domingos con la parienta y los niños.

Juan y Carli son sevillistas y llevan 8 horas y media en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán haciendo sitio para conseguir una entrada en una cola que llega hasta Eduardo Dato.

– Iyo Juan, yo estoy siego ya y no veo las taquillas, ¿eh?