TÚ ERES LEYENDA

SFC

No somos conscientes de la cantidad de gente que de una u otra manera pasa por nuestra vida. Ello se debe a que la gran mayoría lo hace con tanta pena o tan poca gloria que acaba siendo condenada por el tiempo al baúl del olvido, allá donde dormita lo intrascendente.

Los Hijos del Hambre

SFC

Mi padre repetía una y otra vez que por la vida se iba de frente y que para ello había un requisito indispensable: no fallar jamás a los tuyos. Según el viejo, que de esto sabía tela, te das cuenta de que vas por la senda adecuada cuando ese otro, el tuyo, busca tus ojos si desea compartir su alegría, ansía encontrar consuelo o porque sabe que el camino viene duro y necesita armarse de esa fuerza que uno solo encuentra entre su gente. Me crié pensando que mi padre era sevillista; el tiempo me enseñó que mi padre era el SEVILLISMO.