TODO SOBRE EL TOTO

SFC

Monte de Venus: También llamado pubis, triángulo del bikini o flequillo del toto, vamos, lo que le asoma por encima del elastiquillo de las bragas a la chavala pelúa de tu clase antes de que te presente al Señor Williams. La parte más visible de Berizzo. Como supongo que entre nuestros lectores habrá muchachada joven de esa que aún ni había nacido cuando el que escribe andaba más caliente que un café del Spala viendo a las sagalas bailando encima de la mesa del Kangaroo pub, decirles que como futbolista, el bueno de Eduardo era un defensa serio, de garra, de los leñero, lo que en términos totiles viene siendo esa gran pelucona tan apreciada por los sátiros antiguos (onore al doctor Iglesias Puga), ese inmenso bosque que esconde en su interior frondosos matojos de pelos duros de esos que pican y encenderían un cerillo de un rosetón. En cambio, como míster pertenece a la corriente Bielsista, los llamados neocoños u/o coños moennos, rasuraditos, perfectamente perfilados de esos que cuando los ves, te da hasta pena de tocarlo y media hora después mojarías un bollo si te dejaran. Y es que ya se sabe que las penas con pan, son menos. Así que no me seáis brutotes y BE CAREFUL CON VUESTRAS PARTES BLANDAS.

 

Vulva: Son las partes externas más visibles de la vagina. Lo que muchos hombres denominamos como el toto en su conjunto. Vendría a equivaler al reciente paso de Berizzo como entrenador por el banquillo del Celta. A todos nos ha gustado pero queremos saber más. Por tanto, adentrémonos en la vulva. LETS GO INSIDE THE TOTO.

El clítoris:  Es el único órgano del cuerpo humano cuya función es solo dar placer. Algunas personas con poco tacto y alma de DJ hacen mal uso del mismo y escrachean el clítoris cual vinilo de BreakBeat (cuánto daño hizo Technotronic). En un entrenador vendría a ser el buen juego (un buen empujón), el toque (una caricia braguetil), el tuya-mía (un 69), el cambio de banda preciso (ahora te toca a ti), la ayuda en defensa (muévete sin mieo que yo te cubro y el hueco), la jugada ensayada a balón parado (ese polvo que viste siempre en las pelis y que te crees que estás echando –inciso a modo de recomendación para los amantes de las películas de pelo: cuidaíto con venirse arriba y empezar a dar cachetás fuertes de esas que dejan el mojino más colorao que la calva de un cura misionero, no siempre son bien recibidas–, EL GOL (el “Ay mi niña, que me matas”). Para el aficionado, el fútbol es como el sexo, lo importante es disfrutarlo. Pero buen juego y resultados han de ir de la mano, como las cositas de mayores y el orgasmo. Tócanos Toto, pero tócanos bien.

 

Labios exteriores: Lo sé, desde que leísteis lo de Technotronic aún seguís con el puto Wop Wopdechía Wopderó en la cabesa, pero centraos que estamos hablando de cosas mu serias. Son las dos almohadillas de tejido graso que cubren los labios interiores. Su función es proteger las partes internas de la vagina. En un entrenador estaríamos hablando de su séquito (que no sequito que, hablando de totos, es MAL). Para observar los labios exteriores (en Sevilla labios der coño) no hace falta que una mujer se desnude. Simplemente con ir al Alcampo y observar a las gachís que van a comprar en leggins, podrás comprobar sin problema alguno, las dimensiones de los labios del toto. VERY IMPORTANT: No mirar fijamente. No sería de extrañar que a su novio, en el mayor de los casos de nombre bíblico (Isaá, Abrahán, Josué, Samué, el Isra…), no le haga gracia y te meta una tragantá de esas que 4 días después, cuando tragas saliva, sigue pareciendo que te has tragao un chicle. Resumiendo, del mismo modo que existen unos labios exteriores que protegen a la vagina, existen hombres no muy diplomáticos que protegen a las novias que llevan leggins. Como decía, los protectores de los entrenadores son su cuerpo técnico, su representante y la familia. En el cuerpo técnico de Berizzo hay un hombre llamado Ernesto Marcucci, que tiene apariencia de Ewok y que a mí, personalmente, me enternece una barbaridad nivel QUIERO LLORAR, ABRAZARTE Y LLAMARTE CUCCI CUCCI.

jpg

Mención aparte merece su representante quien, en medio de las negociaciones entre Berizzo y el Sevilla, metió la gamba diciendo que su representado quería cobrar lo mismo que Sampaoli. Eso, hablando de totos, para que me entendáis, es como si la amiga de la chavala a la que te quieres camelar te dice que ella está buscando un pene de 20 centímetros, como el de su ex. Y tú, que te mides la churrita siempre sumándole 3 centímetros más pa no considerarte ORIENTAL, te enfadas, claro está.

Labios internos: Son las capas húmedas del toto. Algunos son claros, otros oscuros, delgados, largos, suaves, lisos, arrugados, hacia dentro, volteados hacia afuera, con un lado más largo que el otro, etc. Durante la excitación se hinchan y oscurecen. Aquí en Sevilla nos gusta ver a los entrenadores en situaciones límite. Ahí, en el césped. Queremos saber si ve el partido de pie, en qué minuto hace el primer cambio, si celebra los goles, etc. Toda una incógnita los labios internos, pero pronto sabremos si el Toto se humedece en la banda del Sánchez-Pizjuán, si se hincha al ver cantar a la grada, si se oscurece de rojo sevillón…Por cierto, una recomendación al Toto por si nos estuviera leyendo, el Sevillismo es muy de follar escuchando a los Maiden. A los Vivaldi, Mozart y compañía se los dejamos a esos seres superiores de la capital del reino que son tan generosos que hasta nos dejan jugar en su liga.

Frenillo: Puede ser considerado parte del clítoris externo. Muy sensible a la estimulación. Son las ruedas de prensa (y juro por las picas del comunio que esto no va con segundas para Unai). En Sevilla no hace falta que pase algo extraordinario para que una rueda de prensa resulte complicada para el entrenador. Somos así de trágicos, hacemos un drama de cualquier gilipollez. Es por ello que al aficionado le gusta que su entrenador pegue buenos capotasos a los periodistas en rueda de prensa. Bueno, capotasos y alguna corná, como las que daba don Joaquín Jesús Caparrós Camino. Cualquiera se ponía delante del bueno de Joaquín… Toto, hazme el favor, ni “Todo lo que construyas estructuralmente es para que eches mano de ello coyunturalmente” ni “El balón parado defensivo no se puede entrenar porque no sabes dónde va a sacar el contrario” (esto último dicho con acento de Arahal). Término medio, sin meterse en berenjenales, que por aquí cuando se trata de darle caña a alguien, de cornamenta vamos sobraos. Importantísimo, por tanto, observar cómo se comporta el frenillo del toto en situaciones delicadas.

 

Uretra: Es como Utrera pero escrito en wasap.

Punto U: Es una zona muy placentera que a menudo se estimula por accidente pero debido a que está cerca del clítoris, proporciona mucho placer. Es la suerte del Toto. Que también hay que tenerla. Puedes currarte un buen partido y que te empaten a falta de 2 minutos del final. Ahí es cuando tiene que aparecer el error arbitral a favor, el gol en propia del rival, el golito en el descuento, el puto PUNTO U del entrenador; la tan famosa flor que decían que tenía Unai Emery. Si miras en la enciclopedia de la ciudad del Betis, en la definición de Punto U sale una imagen con nuestro escudo.

 

Punto G: Se ubica insertando el dedo índice y dirigiéndolo hacia el ombligo, puede estimularse si hace movimiento con el dedo como si estuvieras rascando. Vamos, que está más perdío que el bombo de Manolo. Es la ojana sevillana. Esos detalles que en otra parte de España pasarían inadvertidos y que aquí pueden hace llegar al orgasmo a un sevillano, dejando su habitación perdía de gotelé de zumo de hombre. Para que me entendáis, son las frases y gestos que dicen y hacen los jugadores y entrenadores del Sevilla FC que ensalzan la ciudad, el club, la afición… Un jugador puede no ser muy bueno pero si es un maestro de la ojana se ganará el corazón de la afición. Hay numerosos ejemplos de jugadores que le encontraron el PUNTO G a la afición como Olivera, Chevantón, Krychowiak… Esperemos encontrárselo al Toto y que él también a nosotros.

 

Perineo: Si le preguntas al Risitas te dirá que son un viaje de montañas que separan España y Francia. Para el resto de la humanidad es el espacio de canne que hay entre el toto y el ano. También conocido como EL YUKATÁN, TIERRA DE NADIE. Es una fina línea que hay que procurar no traspasar, que aquí en Sevilla somos muy dados a coincidir por la calle con un entrenador o un jugador y darle un abrazo, dos besos, una cachetá y un RÍETE CARAJO QUE ESTO ES SEVILLA. Y no. No crean nunca que los integrantes del Sevilla FC, por mucho que salgan en televisión o por muchas estampitas que coleccione tu hijo, son amigos suyos. FAIL. Por cierto, si alguien conserva alguna estampita de Berizzo como jugador del Celta o el Cádiz que haga el favor de mandármela. Tengo curiosidad por saber cómo coño harían los de Panini pa que en la imagen cupiera la cabeza entera (yo voy a jierro contigo, Toto, lo cual no quita que pienses que ere un mulo White asomao a una tapia).

 

Ano: Es denominado por La Cámara de los Balones como el callejón de la peste. Uno se imagina cómo quedaría un plano cenital, que no genital, de una mujer haciendo el pino con las piernas abiertas y la misma ropa interior que Sharon Stone en Instinto Básico, y no puede sino acordarse de la cara de Rafael de Sierra (por si alguno no lo conoce, es ese señor utrerano que trabajó con el Butanito y ahora alterna sus colaboraciones en los medios oficiales del club con su papel de jefe de policía en los Simpsons). Bueno, más que de su cara, uno se acuerda de su nariz, y es que no sé si se han fijado pero el amigo Rafael pertenece a ese inquietante grupo de personas que tiene un orificio nasal más grande que otro. Vamos, que más que una nariz parese que tiene una puerta del Imaginarium.

policazon

Pues en ese plano cenital, el ano sería, en principio, el bujerito chico y digo en principio porque no seré yo el que tire de prejuicios reprochando a aquellas muchachas que hace tiempo tuvieron a bien empadronarse en Detroit, que por algo será la ciudad más poblada del Estado de Michigan. La zona ciezal responde muy bien a la estimulación y puede ser parte de la excitación o incluso el orgasmo. La penetración anal, para un entrenador, es como conseguir un título: aunque siempre te será negado, jamás debes renunciar a intentarlo, pues algún día puede caer la breva. Ese día lo gozas cosa linda, tanto el dador como el dado. Esto último no lo sé por experiencia propia pero sí por una ajena. Me acuerdo como si fuera ayer. Me ocurrió con una antigua novia, en un día de esos que solo pasan como el cometa Halley, cada 347 años. Sin saber cómo ni por qué, el ETERNO NO se convirtió en WENO VENGA DALE, y me dejó darle un empujonsito for the patria of Isiah Thomas (para los espabilaillos, ya sé que Thomas nació en Chicago, pero si hablamos de cagar, todos, e Isiah no va a ser la excepción, cagamos por el ano. Además este jugó en los Pistons). Al ratito exclamó AY QUÉ GUSTO CHANO, ESTO ES IGUÁ QUE CAGÁ PERO PADENTRO. Ni que decir tiene, muchachos, que esto es como los experimentos de El Hormiguero, que se recomienda no intentarlos en casa.

Y con esta hermosa a la par que didáctica anécdota me despido. No sin antes deciros que, desde ya, hay que estar a jierro con Eduardo Berizzo. Y Recordad, QUE NO NOS TOQUEN EL TOTO.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s