TÚ Y YO NO NOS VAMO NI POR LA CLÁUSULA, COMPADRE

SFC

RING RING!!! RING RING!!!

 

Juan: ¡Ese Carli weno, cogerlo ahí!

Carli: Joé, Juan, por fin me coges er teléfono, cojone.

Juan: Quillo que estoy en la playa y no me he enterao. Qué pechá de gente, de arena y de canne.

Carli: Es que las niñas hoy en día van de unas maneras…

Juan: Que tengo que ir a la playa con collarín, Carli.

Carli: Es que es tremendo. Y los bikinis que me llevan… que antes pa verles er culo había que apartarles las braga y ahora pa verles las braga hay que apartarles er culo.

Juan: Descarao. Po aún así ya estoy loco por subir al piso, poner las Olimpiadas pa verme un poquito de vóley playa o badminton y tomarme mi litro fresquito, mi gazpachito y mi sandía, por ese orden. ¿Y a ti qué te pasa que tengo más llamadas perdidas tuyas que del de Cofidis?

Carli: ¿Que qué me pasa? ¿No te ha enterao o qué? ¿A Matalascaña no llega el EstadioDeportivo? Aquí, en Chipiona, los quioscos venden hasta el Diario16.

Juan: Y grifa.

Carli: Y grifa.

Juan: ¿Pero qué carajo ha pasao, Carli? No me diga que hay terceras elecciones y me tengo que inventá otra excusa pa no ir a votá…

Carli: ¿Qué dise, Juan? A ver, adivina adivinansa. Es un barco que no es enano y el Beti lo gana to los verano.

Juan: El Colombino.

Carli: ¡Po tríncame er pepino!

Juan: Cago en mis muertos, esto me pasa por echarte cuenta.

Carli: Jajaja. Que no, ome. Que ahí va la wena. Una final que agosto abre y siempre la veo con mi compadre.

Juan: La Supercopa de Europa, cojone.

Carli: Te como la weba morena.

Juan: Es que estoy desconectao de to porque vaya pretemporada nos están dando, quillo. Yo no sé en qué momento el guionista de Arrayán dejó la serie pa fichar por el Sevilla… Vaya drama. No lloraba tanto desde que murió el abuelo Matías en Médico de Familia.

Carli: Es verdá, cojone. Qué angustia. Cuando les da por vender son capace de vender hasta a la rubia de las pipas de la puerta quinse.

Juan: A esa no, ¿eh? Por ahí no paso. A ver si este año termino de camelármela y en vez de venderme el paquete, me enseña la pipa.

Carli: Jajajaja, qué te gusta la rubia, miarma. Quillo, en serio, es que esto no es normal, que parese que están pintando el estadio pa poner en grande LIQUIDASIÓN. Yo aprovechaba la coyuntura pa vender a mi suegra, que no vea er porculo que está dando to los días. Que si quiere ir a ver a la Virgen de Regla, que si llévame al cementerio a ver a la Jurado, que si vamo a acercarno al Faro,… Señora, que no se entera, que al Faro na más que hubo uno, llevaba el 24 y se llamaba Pablo.

Juan: ¡Es nuestro líder! Jajaja. No me hables de suegra que vaya la que tengo yo aquí liá. Me cambiaba ahora mismo por un nota que viva en la Franja de Gaza.

Carli: ¿Tienes allí a mucha gente, Juan?

Juan: ¿Mucha gente? Aquí hay más gente que socios dice el Betis que tiene. La manía de mis suegros de invitar a su casa a to sus hijos, ¿tú te crees que a eso hay derecho? Con lo a gustito que estaría yo aquí sólo los dos meses de verano y no ahora que tengo que aguantar a mis cuñaos, que ya no se puede saber de más cosas que mis cuñaos, y a la plebe de niños dando un por culo del carajo. Po no que el otro día me dijo mi cuñá que quitara el tiro con carabina pa ponerle el Clan a los niños… ¡Con la española jugándose el bronce!

Carli: Ojú Juan, la gente es que no respeta ná, pero tú no te preocupes que aquí está tu Carli pa salvarte la papeleta. Los mandas a tós al carajo y te viene pa Chipiona pa ver juntos el partido, que las tradisione son las tradisione.

Juan: ¿Pa Chipiona? Tú está loco, ome. Me escapo yo pa allá y me endiña la parienta un sofá a cadena perpetua que ríete tú del negraco de la Milla verde.

Carli: Coño, po que se venga, así se entretiene la mía y no da por culo durante el partido, que yo no sé cuántas veces le he explicao lo que es un fuera de juego.

Juan: Que va tío, negativo, mi mujer no deja aquí a la hermana sola.

Carli: ¿Qué hermana? ¿La Pili? Coño, que se venga, que está más apretá que un kilo asúca. O mejor que se venga tu cuñá sola y te queda tú en Matalascañas con esa cara que tienes.

Juan: Jajajaja, no ere maricona. No, la Pili se fue la semana pasá, la que está aquí ahora es la Encarna.

Carli: ¿La Encarna? Uff, muchos cubatas hacen falta pa entrar ahí. Quillo, ¿la Encarna se casó al final con el nota ese que era vegano? A ese sí que le bajaba yo la cláusula del tirón.

Juan: Aro, el Gerardo, taco de personaje pero es wena gente.

Carli: Ese era el que iba de espabilao y de que tó lo sabía, ¿no?

Juan: Po sabrá mucho pero aún no conose lo que es un dentista. Vamo, que yo no sé si le faltan dientes o si se está dejando ensía.

Carli: Coño, po tráetelo y preparamos aquí una mesita guapa y nos pegamos un homenaje viendo la final.

Juan: ¿Qué dise, cohone? Me viá encajá yo allí con to la patulea enseguía… Además, a mi cuñao no le gusta el fútbol, ¿se puede ser más raro? Él es más de Saber y Ganar, documentales de La2 y esas cosas, tú sabe.

Carli: ¿Y eso qué más da, carajo? Mira, te viene un poquito antes, nos llegamos a Sanlúcar en un salto y nos traemos unos langostinos tigres y unas cigalas de tronco de casa Bigote y que no nos falte ni gloria pa ver a nuestro Sevilla. Eso sí, dile al Gerardo que de afilar el pescuezo nati mistral, a ver si con la cara de gilón que tiene me va a querer meter las cabras en el corral. Aquí vamos a medias, que el verano está acabando y no vea las boqueá que está pegando la cartera.

Juan: Carli, tú no te enteras, ¿no? ¿Cómo coño vamos a ir a medias si el nota es vegano? ¡Que sólo come yerbajos y cosas de esas!

Carli: El que no te enteras eres tú, miarma. La cosa está clarinete: Nosotros nos jamamos los langostinos y las cigalas, y el Gerardo paga. A medias, cohone.

Juan: Po sabe tú que no está mal pensao, jajajaja. No, ya en serio, Carli, ¿tú tiene terrasa en tu casa de Chipiona?

Carli: Aro joé, tengo una como pa que corran los caballo.

Juan: Es que es pa llevarme también a mi suegra.

Carli: Le gusta a ella tomá el fresquito ¿no?

Juan: Qué va, es pa vé si se la lleva el levante con su fruta madre que no vea si es pesá.

Carli: Jajaja, ten cuidao con decí esas cosa que el karma es mu cabrón cuando quiere y te las devuelve. Sino fíjate en lo que le pasó al Oliva.

Juan: ¿Qué Oliva?

Carli: Er que te dejó er culo en canne vivaaa jajajaja.

Juan: ¿Sabes qué? Que me está viniendo argo asín como parriba y creo que es que me está poseiendo el espíritu de Fernando Fernán Gómez y no veo el momento de soltarte un A LA MIERDA, Carli.

Carli: Perdóname, Juan. Vente pa Chipiona con la familia que no os va a faltá ni gloria.

Juan: Quillo, que no me voy yo pa Chipiona ome, que eso es un mojón. Dónde se ponga esa Matalascañas, con ese tapón y esa Surfa mítica…

Carli: Enga ya ome, me va a compará tú las playas de Cádi con las de Huelva…

Juan: Pa veraneá en una playa de Cádi te tienen que gustá las papas de bolsa LAYS AL PUNTO DE ARENA, porque cuando hase levante allí te crujen los diente hasta con la ensalada de pasta, miarma. Con lo agustito que se come uno en Huelva una carmela de Pampín con su asuquita por ensima. Que parese arena, pero es asuquita.

Carli: Pero Juan, si los que veraneáis en Huelva parese que vai a Murcia, cojone. Disen que se tarda una horita pero con los atascos que se forman llega uno siempre a la playa pa cená.

Juan: Y ustede parese que vai a Puerto Banús. Que te cuesta quinse pavo del ala echar el día con el peaje.

Carli: Po claro, no somo unos tieso como ustede.

Juan: Qué fasi é habiendo pegao braguetaso… Fité si serán pijos tus suegros que el otro día me crucé con un cocodrilo y llevaba un polo puesto con la cara de tus suegros. Yo paso de seguir pagando esa carretera, carajo. Que no se sabe quién tiene más año, si Camilo Sexto o el peaje de Las Cabezas. Hablando de cabesa. Aquí en cualquier lao te comes unas gambitas blanca que quitan er sentío. Y si quieres producto de verdá te llegas en un momentito a Islantilla a por coquinas… Ohhhh, cómo están esas coquina con su bollito mojao en la salsa…

Carli: No me hables de coquina que la última vé se las compré a la gitana que se pone en la puerta del Jamón y de la intoxicación que cogí tuve que ir al ambulatorio porque me estaba saliendo un tercer ojo como al pescao de los Simpsons.

Juan: Sagerao ere, Carli. Tú sabrá si no te quieres venir pacá. Si ganásemo nos iríamo con nuestro lotesito a la avenida de las adelfas, como está mandao.

Carli: Pa lotesito pero de llorá el que me pegué el otro día cuando me dijeron que Monchi se quería ir.

Juan: ¿Otra vé?

Carli: Sí, otra vé.

Juan: A vé si tentera que el Sevilla es como el primer polvo, Carli.

Carli: ¿Qué está hablando, Juan?

Juan: Que sí, cojone, que lo disfrutas mucho pero te vas mu pronto.

Carli: Pues yo te viá decí una cosa, compadre. Por mí como si se va Suker otra vé. A mí eso no me va a quitá el sueño. Yo si no duermo es porque necesito sentir a mi gente, sentir ese nosequé y ese aroma que tiene Nervión los días de partido. Nunca entenderé a la gente que llora porque se va a ir Gameiro. Me preocuparé el día en que me vendan a mi Juan. Ese día en que yo no tenga a nadie al lao a quien abrazar en cada partido, en cada gol. “¿Quién ha metío? ¿Gameiro?” Un carajo. Los huevos de mi Juan y los míos son los que han marcao, cojone. A vé quiénes sino fueron los que jugaron y ganaron la final contra el Liverpool: Los seismil de Basilea, carajo. Y hay más. Tu padre y mi madre, apretando desde el tercer anillo. La gente que se sienta alrededor nuestra en el estadio, esos de los que no sabemos sus nombres pero nos basta con saber que sienten, disfrutan y sufren como nosotros. Nuestros familiares, esos a los que no les gusta el fútbol y que no entienden siquiera nuestra pasión, pero que sufren cuando nos ven tristes y se alegran cuando nos ven disfrutar. Y es que esos, Juan, esos no tienen precio. ¿Juan? ¿Sigues ahí?

Juan: […] Sí, quillo, que ma mosionao otra vé, cojone. Cuando te pones en plan Barbeito mosqueao eres pa comerte, Carli. Ve llamando al del peaje de Las Cabezas porque voy pallá. De la emosión he activao con la oreja el manos libre y está aquí mi cuñao Gerardo embrutesío cantando el “me paso toda la semana” y cagándose en los muerto de Jordi Hurtado.

Carli: ¡Ese es mi Juan! Otra final juntos, carajo. Cosa más grande. Con la locura de veranito que nos están dando tengo que confesá que en algún momento pensé en que este año iba a ser diferente.

Juan: Diferente un carajo. Mi Carli, mis litros fresquitos y mi Sevilla. Ya juegue en Trondheim o en Butarque.

Carli: Cómo lo sabe… No tendría que soltá billete el que quisiera comprarno a nosotro…

Juan: Tú y yo no nos vamo de aquí ni por la cláusula, compadre.

Carli: Amén.

Juan: Enga, cuelga ya que la llamada te va a salí más cara que Pogba.

Carli: Ah, yo pensaba que estaba llamando a cobro revertido y pagaba tu cuñao Gerardo.

Juan: Jí, aro, con el dinero que se ahorra en el dentista.

Carli: jajaja, el mismo dinero que se gasta en peluquero nuestro nuevo entrenador, el uruguayo este.

Juan: Es argentino.

Carli: ¡Po tríncame er

 

TU TU TU TU TU (Comunicando)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s