El diario de papá Konoplyanka. Sevilla y Oleg (3 de 3)

Олег Коноплянка

¡RIIIINGGG, RIIIINGGG!… ¡RIIIINGGG, RIIIINGGG!

“¡¡¡Hostia, las sirenas!!! Gordita vístete ligera que ya están aquí los rusos… sijosdePutin, ya hay que sé maricona pa atacá de madrugá… ¿Gordita? ¿Ande caraho estoy cohone?”

¡RIIIINGGG, RIIIINGGG!… ¡RIIIINGGG, RIIIINGGG!

Jojojo, vaya siego el de anoche, ni me acordaba que estoy en Sevilla…. qué cosa más grande de ciudad… pero vaya telita la puñetera manía que tiene el personal de despertar a los demás, que desde que estoy aquí duermo menos que el niño de Monchi.

¡RIIIINGGG, RIIIINGGG!… ¡RIIIINGGG, RIIIINGGG!

Fijo que son otra vez los de Orange pa ofrecerme una portabilidad….¿Portabilidad? Por tabaco los voy a mandá yo, pero a la voz de ya.

¡¡¡RIIIIIIIIINGGGGGG, RIIIIIIIIINGGGGGG!!! ¡¡¡RIIIIIIIIINGGGGGG…

¡¡¡QUÉ YA VOY CARAJO!!!

– ¿Ustedes no podéis llamar a otras horitas, miarma? Os he dicho 50 millones de veces que no me cambio. Que vuestra Tarifa será mu wena y tó lo que tú quieras, pero que allí hace mucho viento, cabesa, y ni hay Pepito del Tremendo, ni Piripi ni ná de ná…ah y el Iphone 6 ese si quieres se lo regalas a tu hermana pa que se lo meta en er jigo…

– ¿Señor Konoplyanka?

– ¿Selu?

– Sí, buenos días.

– Jojojo, vaya columpiaso…

– Disculpe que le moleste, pero unos señores preguntan por usted en Recepción. Dicen que tenían una cita concertada para tratar no se qué del fichaje de su hijo.

– ¡Copón bendito, los del Sevilla! Vaya notas jartibles, ¿no? Pa mí que habíamos quedao en el Estadio… Bueno, diles que en 10 minutos bajo.

Duchazo rápido pa quitarme los aromas de melva nórdica y pal buffet del tirón, que pa eso es de grati. Po no que tengo el estómago agilao y no me entra ná… Eso sí, la boca la tengo como er zapato de Robin Jú, fijo que la gachí de anoche me echó algo en la bebida pa trajinarme. Normá, si es que no se puén aguantá estas jechuras ucranianas que tengo que quitan tor sentío. Weno, me bebo un zumito que eso siempre sienta bien… ¡AAAAGGGHHHH, qué asco, cohone! Con la caraja no me acordaba de lo malo que está er zumo en un buffet… Weno, al menos voy a vasilar tela en mi tierra cuando me vean de vuelta convertido en el auténtico primo de Zumozol, porque ya hay que ser primo pa caer dos días seguíos. Y hablando de hacer el primate, ya va siendo hora de mandar al caraho los pantalones de pana y ponerme unas carzonitas, vamos digo yo, que en dos días que llevo en Sevilla he pasao más caló que en la comunión de Amunike.

– Ya está aquí er tío. ¿Dónde están esos señores?

– Le esperan en el hall.

– Po ya los podías haber puesto en la sombrita, Selu, que no veas la que está cayendo.

– ¿Perdone?

– Jajajaja, espabila cohone, que ese chiste es más antiguo que andá palante…

Vaya pinta rara tienen ¿no? Espera, la cara de ese gachó me suena, ostia ese no es…

 olleromaciasev

– Buenos días, señores.

– Buenos días y bienvenido a la Ciudad del Betis. Se acuerda de nosotros, ¿verdad? Dijo el alto de barbas señalándose el escudo.

– Claro, claro, como pa no acordarme.

– Aquí tiene el contrato para que lo firme ya, dijo llenando la mesa de papeles. De dinero mejor no hablamos, que eso es una ordinariez. Nosotros le ofrecemos la posibilidad de jugar en el cuarto club de España y primero del Universo. Un club con una masa sosiá de otro planeta. Fíjese cómo no será nuestra afición que el año pasado teníamos 35.000 socios y a día de hoy ya han renovado su abono más de 39.000.

– ¡Pero qué me están contando ustedes, eso es impresionante!

– No se lo puede usted ni imaginar. Además, entre nuestra afición hay grandes personalidades como el que lleva al padre en el tetra brik, el que fuma por el ojo, el del gorro de Finidi, el del pan con el escudo, la cabra vestía der beti…

– Coño po en este club encajaría bien bufón.

– ¿El de la Juve? Preguntó el calvo.

– ¿Querrá decir la Yúver? Hablemos con propiedad que ya vamo a está cogiendo el barco.

– ¿Cómo dice?

– Nada, nada, cosas mías. Sigan, sigan, que me interesa mucho…

– Buffon nos llama todos los días, está como loco por jugar con nosotros, pero no nos interesa. Al que sí tenemos es a Tarek.

– Ostia el antiguo novio de la Obregón. Tampoco le gusta el pan de pico a la señora.

– Y sobre todo al gran Rafael Van der Vaart.

– ¿Ar Fali?

– ¿Lo conoce?

– Aro cohone, es coleguita mío. También conozco a su abuela Encanna, no vea como le pega la señora a los altramuces. Bueno, ya me tienen casi convencido, solo una cosa más ¿de títulos como andamos?

– Uffffff es que ese tema lo lleva Pepe Elías… así de primeras recuerdo que tenemos varios Carranzas y Colombinos y una vez le ganamos ar Cherzi. Pero vamos, que el mayor título es ser bético del Universo.

– Po no se hable más. Pónganse en contacto con Conrado y concierten con él la cita para que venga er shico y firme la documentación.

– ¿Conrado? ¿Y quién es Conrado?

– Er que tengo aquí colgado. Teskieiyá con la cara de esmayaos que tenéis los dos. Selu, dame un dolagial que me va a explotar la cabesa de escuchá pamplinas y pídeme un taxi pal estadio del Sevilla. Ah y estos señores que pasen al buffet y se tomen un zumito de naranja, que invita el tito Oleg.

– Perdone, perdone, ¿y no podemos comer algo? – Preguntó con voz de tieso el calvo con cara de Tortuga Ninja.

– Claro shiquinino, tú me puede comé tol Níspero.

taxipuerta

Enseguía va a venir a recogerme Fernando jojojo, se habrá cagao en tó Ucrania al escuchar el aviso del campo del Sevilla por Radio Taxi. Es verdolaga pero tiene age el cabrón y encima me regaló una cinta de casette de Bambino. Ahí muero yo, no ve tú… ¡¡¡Esa mardita paré, que separa tu vida y la mía!!! Oooooleeeee los gitanos de Utrera… ira ira ira, se me ponen los vellos pa colgar albornoce de Vila Real de Santo Antonio. Eso es arte y no la mierda que nos ponen allí desde shicos con las castas de Luis Cobos y la Orquesta Sinfónica de Dnipropetrovsk.

Anda que igualito mi Fernando que el sieso que ma tocao, que habla menos que un retrato. Vaya la cara que tiene el tío, éste no se ríe ni cuando le sale la renta a devolver. Tiene pinta de presentarse a capatá del Santo Entierro y que lo echen patrá por exagerao. Jojo, el nota con pantalones de pana, será pringao. Le voy a dar bolilla, ome.

– Jefe, ¿puede poner el aire? Hace una mijita de caló, ¿no?

– Yo no tengo calor.

– ¿No tiene caló, cohone? si no son ni las 11 y hace 35 grados…

– Le he dicho que no tengo calor.

– Eso van a ser los pantalones de pana que me lleva que tienen pinta de ser mu fresquitos. Además de calidad ¿eh? ¿qué la comprao en el Rubio? Te viá contá un chistecito que te va a jartá de reír, ome, agarra bien el volante no vayamos a volcá ¿sabe en qué se parecen Estados Unidos y Sevilla? En que los yanquis tienen el lejano Oeste y nosotros tenemos el lejano Sevilla Este jajajaja.

– Yo vivo en Sevilla Este. No tiene gracia.

– ¿Cómo la va tené, miarma? si en el reparto tó la gracia te la llevaste tú…

Vaya cómo es el nota, le digo a mi gordita donde estuve anoche y me contesta más agradable. Por cierto, voy a mirar el móvil que me parece que me ha llegao un wasap.

Gordita: Oleg Konoplyanka, estoy embarcando en el aeropuerto de Kiev. Ya me estás diciendo dónde estuviste anoche o me planto en Sevilla ahora mismito. ✔✔

¡¡¡Hijaputa el radar que tiene!!! La contrata la DGT y deja al personal con menos puntos que mibeti la última vez que estuvo en primera. ¿Cómo sa enterao, cohone? No habrá sío el shivato de papá Cheryshev que me vio allí… No puede ser, ese es gran sátiro y saldría perdiendo si yo le largo fiesta a su parienta. Coño, si entra en Los Daneses y se le conecta del tirón el wifi en el móvil… Weno, po a ver cómo salimos de ésta, Oleg…

Oleg: Dónde voy a estar, tó la noche en el hotel pensando en mi gordita y envolviendo el anillo de diamantes que te compré ✔✔

Gordita: Ay mi Oleg, si es que eres de lo que no hay… La culpa es de la hijaputa de la Charinik, la del iglú de al lao, que se pone a preguntar y a contarme cosas y tú sabe, me envenena… ✔✔

Oleg: No te preocupes, mi amor, la puerca esa que está aburría y le gusta mucho enrreá. Hablo con los del Sevilla y mañana estoy allí. Loco por llegar que estoy, ya sabes que yo sin mi gordita es que no me hallo. ✔

Uuuuffff, eso es gran faenazo y no las que hace Morante. Eso sí, me viá tené que dejá la prima de fichaje del niño en la joyería. Ea, po ya hemos llegao al estadio. Qué raro, parece una plaza de toros. Circular, abierta y moderna. Hay que vé la de shiquillo que hay por aquí…

– ¡Pal otro lao! Ese es el Nervión Plaza. – Me grita el taxista.

Ahhhhmigo, eso sí ¿no vé tú? vaya pedaso azulejo. Voy a preguntarle al grupito de abuelos que están alrededor del banquito ese frente a la puerta 1.

mosaicopizjuan

– Disculpen, ¿para hablar con alguien del Sevilla FC?

– Estos te van a decir poco. – Me dice un hombre al otro lado de la calzada. – Son de cartón piedra. El Club los pone ahí como si estuvieran hablando cosas importantes entre ellos pa crear ambiente. ¿Qué quiere? ¿Entrar en el Estadio? Conozco a la persona idónea para ayudarle, el tío es un fenómeno y te lo soluciona tó ¡Manolo!

– Muy buenas. Manolo Salado, Jefe de taquillas del Sevilla Fútbol Club. No me diga más, con esa tez pálida que me trae le recomiendo sacarse la entrada en Fondo Tribuna Alta, en la fila 30, el asiento más alto del Ramón Sánchez-Pizjuán. Puede usted incluso apoyar su espalda en unas planchas metálicas que hemos puesto ahora para cubrir el murito que se saltaba tol mundo pa mear pa fuera con unas vistas idílicas del barrio de Nervión.

– A ver, Manolo, creo que te estás equivocando…

– No, de verdad, que ese asiento es el suyo, hágame caso que en dos partidos va a coger un colorcito que lo van a confundir con el hermano negro de Babá. Y si quiere hasta le podemos dar las banderas de los equipos para que usted las cambie de posición y así le ahorramos a los chiquillos que están de voluntarios el viaje escalones que hay que subir.

– Jajajaja, te cabe N´Diaye recién almorzao, Manolo. Si quisiera una entrada te la pediría al lao de la novia de Krychowiak, aunque me pusiéseis a Onésimo con pamela delante. A ver si así te enteras, ¿qué pasa si te digo que me llamo Oleg y que llegué hace unos días de donde Cristo perdió la sandalia pa cerrar el fichaje de mi niño?

– ¿Usted es el padre de Konoplyanka? Disculpe hombre. Supongo que habrá venido a ver a Don Ramón Rodríguez Verdejo. Suba a la tercera planta y le atenderá en su despacho.

– Perfecto Manolo, muchas gracias, ome.

– A usted caballero.

Que wena gente er Manolo y el arte que tiene, yo creo que lo de Salao va a ser mote. Ea, po amo al lío a ver cómo se da la cosa. No vea cómo jieren a Titanlux las paredes del Estadio, eso sí, está quedando pintón pintón.

POM POM

– ¿Se puede?

– Adelante Oleg. ¿Qué pasa hombre, cómo va la cosa por la ciudad?

– Uff, del mamaso, sudando más que un testigo falso, pero encantao. Sevilla es gloria bendita ¿y ese del cuadro con la camiseta quién es?

 pepecastrocuadro

– Pepe Castro, el Presidente.

– Coño yo creía que lo de los presidentes chinos era cosa del Valencia.

– No, si Pepe es de Utrera.

– ¿De Utrera? ¿Cómo Bambino? Joé po entre los japoneses en Coria y los chinos en Utrera menúo lote follá se tuvieron que dar por aquí los asiáticos hace unos añitos.

– No se distraiga Oleg, y vayamos al grano.

– ¿Al grano? Yo soy más de los Daneses, tú sabe, vaya peluconas gorda que se ven allí y no me refiero precisamente a pelucas de Carnaval…. Hablando de carnaval, ta enterao que vuelve Martínez Ares, qué bastinaso, no?…

– Incisto, incisto, vayamos al grano.

– ¿Incisto? Ufff, a ese palo no le pego yo, no ve tú. Esas cosas entre hermanos son guarrería.

– Que no coño, que me reitero.

– ¿Sidra? Yo es que soy más de zumito de cebada del Tremendo.

– Que si os habéis decidido ya, cojone, que entre tú y el niño tenéis al Sevillismo más tenso que el hermano mayor del Cachorro un Viernes Santo nublao.

– Claro ¿dónde va a estar el niño mejor que aquí? Tú ve llamando a Conrado…

– No te me vengas arriba Oleg, que yo soy de Cadi, pisha.

– Jajajaja, vale vale. Que sí, ome, que firmamos. Pero una cosa, el niño de español anda peor que de rodilla, ¿sería posible que le pusierais a alguien para que se fuera adaptando? Yo había pensado en un amigo de la familia que se maneja en nuestro idioma y conoce bien la ciudad.

– Claro, eso no es problema.

– Ole, po aquí te dejo una foto con sus datos.

chery

– Lo llamáis y lo arregláis con él… jojojo, los homenajes que me viá pegá con el Chery cuando venga a ver al niño…

– Oye, solo una cosita más, enséñame el césped, harmerfavó, que venir al Pizjuán y que te enseñen un despacho es como ir a un puticlú y que te den un abraso.

– Mira, asómate y tápate un poco la nariz que estamos pintando.

– No si ya…

kastakoraje

– ¡Ostia qué bonito to en rojo! Si eres tú el que lo pintas eres capaz de poner en los asientos Kasta y Koraje ¿é o no? Jajaja. Weno mostro, estoy deseando ver al niño correr por esa banda, vamos hablando.

– Venga, Oleg – Me dijo dándome una palmada fuerte en la espalda.

– Quillo León, ten cuidao que casi me descoyuntas ¿tu biceps se alimenta de flequillo? Porque cada ve tienes menos pelo y estás más fuerte, mamona.

– Jejeje, estoy así de levantar uefas, pishita. Cierra la puerta cuando salgas, que con el olor que entra parece que estoy fichando a Picasso.

Al salir del Estadio me pasó una cosa realmente increíble.

– ¡Señor Konoplyanka! espérese un momentito.

– Coño, no puede ser, usted es…

– Claro, el mismo y usted no puede irse de aquí sin hacerse una foto conmigo.

– Jojojo, esto sí que no me lo esperaba, pero cómo os habéis enterado…

– Aquí lo controlamos todo, caballero. ¡Vaya por Dios!, ahora no hay nadie por aquí cerca pa echarse la foto.

– ¿Pa hacérnosla?

– Qué va, pa ponerse.

– Diselo a Manolo Salado que es más cumplío que un novio nuevo.

– ¡Manolo! Pónte aquí con nosotros. Millán, dale al botoncito.

juniorcazon

– Ea, pues ya puede usted marcharse. Disculpe que no me quede más tiempo, pero es que he quedado para en comer en casa del suegro y si llego tarde se enfada y no me habla en todo el día. Y no sabe usted los ratitos que yo paso sacándole el tema del fútbol en la sobremesa. Por cierto, le dejo que tengo que ir al entierro de una tía abuela y me han dicho que me dejan hasé de muerto.

– Nada, nada, salga pitando que la familia es lo primero.

Quién me iba a decir a estas alturas que iba a cumplir el sueño de mi vida de hacerme una foto con Cantinflas. Esto sí que es un Club de categoría y no de esos que na más venden humo. Hablando de humo, estoy loco por fumarme un celta sin boquilla.

– ¡Rubio! ¿Tienes fuego?

– Ciao amico, ho qui l´accendino. Toma.

– Gracias. Seguro que te lo han dicho ya, pero tienes toa la cara de un delantero del Borussia que no metía goles ni en el Fifa.

– Eh, trancuilo, hioputa.

– Relájate cohone, que tienes menos mano izquierda que Cervantes. No, si está claro que lo primero que aprendéis los guiris son los insultos…

Y así de chulo me fui después de haber llamado guiri a alguien por primera vez. La verdá es que da gustico sentirse de aquí y llamar así a los extranjeros, como diciéndoles en una sóla palabra que no se enteran de ná.

A ver cómo carajo voy yo ahora pal Tremendo, que esto hay que celebrarlo. Lo mismo el shavá ese con pinta de pedirte la hora pa ver si merese la pena robarte el móvi me puede llevar en su motillo.

– Oye shavalito, ¿tú me puedes llevar al Tremendo?

– Uuuu que va awelo. Yo voy pa Triana y se me hase tarde ¿tiene hora surmanito?

Ojú ya me la va a hasé. Menos mal que tengo el Nokia este con el juego de la serpiente y con una pantallita en blanco y negro más pixelá que un Getafe-Granada por Rojadirecta.

– Son las dos y no te preocupe que ya busco a otro. Yo que te iba a dar 5 pavo pa que invitara a la parienta a cenar…

– ¿¿¿Cómo??? Enga malacara, móntate que tengo er Jog empepinao y en 0,2 estamo allí. Y amono juyendo de aquí, que yo escucho Nervión y me salen ronchas. Apoya los pies ahí y cuidao con el Yasuni no te vaya quemá. Ostia, pero si lleva las jotajaiber que tiene mi primo, vaya clasicaso loko.

El trayecto fue tan entrenenío como arriesgao, porque además de ir sin casco y agarrao al colín, fuimos sorteando vehículos serpenteando y saltándonos más semáforos que cuando te dise la parienta que está sola en casa.

– illo ¿tú qué? ¿te va cagando o es que ta comío a Rossi por los pies?

– Yo es que el rojo no lo pueo ni vé, hermano. Que está en verde, palante primooo. Que está en rojo, me-lo-sarto.

– Cualquiera que te oiga pensará que eres del Betis.

– Shh, ¡¡¡eh eh eh!!! No te vaya a eskivocá, cabesa ¿Qué beti ni beti? EL GLORIOSO. Tú no sabe con quién estás hablando… Yo soy Dani. Contra el Osasuna le di la Copa del Centenario a mi donmanué y lo que es más grande, yo le metí el gol al Cherzi. Inorvidable.

– Po no me suena.

– ¡¡¡¿Cómo que no, ío?!!! Champion Lí. Fase de Grupo. Sesentamir criaturas dando gorpe a los asientos del estadio y er Drogba to acojonao.

– Drogba en el colacao es lo que os han eshao a ustede desde shico. Aquí me bajo que he quedao con mi amigo Javi Navarro pa tomar algo. Toma los 5 eu…

Cuando hice el amago de sacar el dinero de la cartera ya estaba el nota enfilando el puente triana con su Jog-R a tó puño. En fin, voy a tomarme unas cuantas con mi gente en el Tremendo y pa terminá un orujito pal pesho, por lo bien que lo hemo hesho.

Na más entrar ya degusto el olor a fritanga de pescaito sevillano weno. Le pego una carisia por el lomo al tirador de cruzcampo glaciar que me transporta del tirón a mi Kirovogrado natal, pero no, abro los ojos y, menos mal, aún sigo en Sevilla. El bar está como siempre, hasta las tranca. El suelo lleno de servilletas y unas cuantas papeleras blancas de esas pequeñas vacías. Que digo yo que con tanto papel fuera no sé por qué al suelo no le llaman papelera y a las papeleras, suelo.

– ¡¡¡ Dos iguales para hoy !!!

– Quillo Pepito ¿quién es ese que pega esos bocinazos?

– ¿Er Juan? Uno del barrio que vende cupones y que como te descuides es capaz de encasquetarte un polvorón en el Sahara. No es nadie el ciego…

– Juan, venga usté pacá y deme un cuponsito que termine en 7, a vé si salimo de pobre.

– ¿Uno me va a comprar na más? Dejaté caé cohone, que te estira menos que Zubizarreta en los penaltis de México 86.

– Miarma, es que está la cosa cortita…

– Cor tita Cervera tenía que dar yo, cago en mi estampa, que esa sí que está en el taco… Mira, amo a hasé una cosa, tú tiene tó la pinta de haberte quedao con la cara que descartó Modric, pero pareces wena gente, así que te viá ofrecé algo que es canela pura. Una entrada pa la novillá de esta tarde en la Maestranza. ¿Puede haber mejor plan pa una tarde de julio en Sevilla? Me quea solo una y ná menos que en el tendido 12, en las filas altas pa que lo veas mejor que nadie.

– ¿Tú qué quiere, que largue más que el niño de los garbanzos del Gandía?

– ¿No te gusta el sitio?

– Como me va a gustar, mamona, si allí da el Sol hasta en las nocturnas.

– Hioputa er feo, no está espabilao.

– Enga Juan, dame er cuponsito y déjate de historias que me tengo que ir pal aeropuerto y toavía no me he llegao ni a la joyería. Pepito, dime de cuánto es la multa y déjame apuntá las cervezas que se tome Juan. Se puede bebé toas las que quiera hasta que esté siego perdío…

– No eres cabrón, feo, pero me lo he ganao por vasila.

– Pórme el orujito ese que me gusta a mí, con un hielo gordo que cruja.

– ¿Rua Vieja?

– Coño, Pepito, llámale licor de hierba y no miente ruina, que hablando de vieja me has recordao a la parienta que tiene que está que se sube por las parede del iglú. Yo le voy a mandar un mensajito…

Oleg: Cari, el niño ya ha fishao por el Sevilla. Me quedo unos días más porque el fax de Monchi está estropeao. 

Gordita: Escribiendo…

Ojú, me voy pa dentro antes de que responda la parienta que esto sólo lo arregla un casharro de juanito andante con esprai.

– Pepito, dame lo de siempre, lo que ma recetao el médico pa despué de las comidas copiosas.

– Vale, pero vamo a cerrar lo de antes. Ahí tienes la cuenta, Oleg, 30 pavitos de ná, ¿eso es algo?

– Pepito, mamona, que ya no soy un guiri, que llevo viniendo a tu bar 3 días, desde el mismo momento en que el avión me dejó en Sevilla y pa traerme a Pío XII el taxista me metió por Sevilla Este. No me seas maricona y me vaya a cobrá el pan y los pico que no los he mirao ni de lejo. Endeluego que este bar está lleno de cabrones y de sijoputa. Pórme la penúltima…


Y hasta aquí lo que dejó escrito papá Konoplyanka de sus andanzas por Sevilla. Seguramente, entre el morao y las prisas por comprarle el anillo a su gordita, debió perder su pequeña libreta al salir del Tremendo. ¿Le gustaría el imán a Ígor? ¿Lo llevaría Fernando al aeropuerto? ¿Habrá encontrado Ollero el número de Conrado?… Quién sabe si volveremos a saber alguna vez de él para que nos lo cuente. Lo único seguro es que desde que este buen hombre pisó suelo sevillano se convirtió en uno más de nosotros. Hasta entonces, solo podemos decir una cosa: ¡¡¡Viva Sevilla y Oleg!!!

NOTA DE AUTOR: Tras el éxito alcanzado por las dos primeras entregas – en Ucrania es best seller, hermano de Peter (honor eterno al maestro Antonio Reguera) – Oleg Konoplyanka se ha puesto en contacto con este blog para comunicarnos que quiere volver a la ciudad. Eso sí, dice que va a tardar una mijita porque antes tiene que ahorrar, que los anillos de diamantes están mu caros.

 

 

Anuncios

3 comentarios en “El diario de papá Konoplyanka. Sevilla y Oleg (3 de 3)

  1. ¡Tú ni tas encontrao la agenda de Don Oleg ni ná de ná, cacho mamona!.

    Mis gorrilas de guardia sus estuvieron siguiendo los tres días que sus pegásteis yendo y viniendo del Tremendo a Los Daneses, que me lo ha disho también Fernandito er creaturita.

    ¡Yastáis soltando los jurdeles o me arquilo tós los paneles publicitarios que arrodean er Sánche Pijuán pa que tu parienta y la der Oleg se enteren de vuestras correrías putañeras!.

    Pd: Talón corformao al portadó. Y como setocurra firmarlo con la zocata que emasculo a lo vivo. Avisao queas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s