“Los de colorado son los nuestros”

Carlos Salvador Bilardo

-¿Nombre?

-Carlos.

-En su documentación dice que también se llama Salvador ¿Es correcto?

-Sí, y Bilardo por parte de mi viejo.

-Bien. Además de entrenador es usted periodista y doctor en Medicina ¿Verdad?

-Así es.

-No le voy a preguntar por qué le apodan “El Narigón” porque salta a la vista…

-¿Desayunó un payasete?

-Tiene razón, discúlpeme, sigamos con el tema que nos ocupa ¿Podría usted explicar, tanto a mí como a los miembros del Comité de Competición de la LFP presentes en esta sala, los hechos ocurridos en La Coruña, exactamente en el Estadio de Riazor, el pasado sábado 6 de febrero de 1993 durante la disputa del partido entre el Real Club Deportivo de La Coruña y el Sevilla Fútbol Club?

-Verá usted, en esa cancha había personas que merecían más que yo el apodo de “Narigón”. Esa gente del Canal Plus que andan metiendo las narices donde nadie les llama. No le hacen ningún bien al fútbol, si no es por ellos no estaría sentado en esta sala con sus dedos acusadores apuntándome, la concha de…

-¡Vale, vale, vale! ¡Pare el carro, Doctor! Vaya al grano.

-El problema lo tienen ustedes ¿Saben? Creen que conocen mucho de esto y se pierden en pelotudeces…. El fútbol no es un deporte… El fútbol nos da de comer. Qué lindo todo ¿eh? Hablan del Fair Play, de la solidaridad, de la generosidad y dieciocho mil pelotudeces más. Se equivocan. El fútbol es ganar. No importa si la hierba está alta, si la pelota no rueda, si se te lesiona el 10 en el minuto 1 o si el refri te anula el gol más legal de la historia. Si al final de los 90 minutos perdiste, tu gente… tus jugadores… tu familia… no van a conciliar el sueño… ninguno va a dormir.

-Doctor, vaya al asunto que nos interesa, no estamos aquí para filosofar sobre el fútbol. Su actitud en aquel encuentro no es un ejemplo para los niños, precisamente. Por ello, antes de enviar el preceptivo informe al Comité de Disciplina Deportiva, convendría que nos contara por qué coartó la labor de Domingo Pérez, masajista del cuerpo técnico del Sevilla Fútbol Club, cuando un jugador del equipo contrario se encontraba en el suelo con abundante sangre en el rostro. Sea claro y conciso, por favor.

-Mire, resulta que cuando empieza un partido dos equipos se disputan los puntos en juego. Ahí juegan todos, desde el presidente que está en el palco hasta el utillero que está en el banco. Todos remamos en el mismo barco para llegar antes que los otros… todos debemos ir en la misma dirección… ¿Qué pasaría si mi delantero centro se plantara solo delante del arquero y decidiera retrasar el esférico porque no es justo, porque le llevaba demasiada distancia al defensa que le marcaba? Que se jodió el fútbol.

Ellos tienen masajista como nosotros ¿No? Si el nuestro ha saltado antes al campo su obligación es atender al que juega para nosotros ¡Por el amor de Dios! ¡Estaba el Diego en el suelo… atendélo… no vayas al rival!

-En las imágenes se aprecia cómo le ordena a su masajista, el señor Domingo Pérez, que deje de atender al jugador del Real Club Deportivo de la Coruña e incluso habla de “pisarlo” ¿Qué tiene que decir al respecto?

-Ustedes no jugaron nunca al fútbol, no pisaron una cancha, no lo entienden… Al enemigo ni agua. En el suelo está mi jugador, el que mete goles para mi equipo.

-Bien, Doctor, ¿quiere añadir algo más?

– No se engañen, se trata de ganar, lo demás no importa. Es fútbol profesional, yo vivo de esto… esto es mi vida… si no gano no hay plata.

-Gracias, Sr. Bilardo. Puede retirarse.


Y así concluyó la inusual reunión entre Carlos Salvador Bilardo y los miembros del Comité de Competición de la Liga de Fútbol Profesional tras el famoso episodio de Riazor, con Maradona y Bilardo como protagonistas, que dio origen al mítico “PÍSALO, PÍSALO, PÍSALO” que ruge desde el corazón del Ramón Sánchez-Pizjuán cuando un rival se encuentra en el suelo.

Este sábado visita Nervión el FC Barcelona, actual líder de la competición, con varios exsevillistas en sus filas. Desde Juan Carlos Unzúe, guardameta en la década de los noventa y actual ayudante de Luis Enrique en el banquillo blaugrana, pasando por los brasileños Adriano y Alves, hasta el mismísimo “croata de Pino Montano”, Ivan Rakitic. Respecto al rubio, hay división de opiniones en torno al recibimiento que debe darle la grada sevillista. Los hay que opinan que debe ser aplaudido como uno de los nuestros. En cambio, otros pensamos que debe reinar la habitual indiferencia con la que se trata a un jugador rival.

Por supuesto que aquellos jugadores que han dado tanto por mi Club y que incluso han levantado Copas allende Los Pirineos no merecen ser mal recibidos por parte del Sevillismo. No hablo de eso. Ahora bien, tampoco creo que merezca ser vitoreado alguien que vienen contratado por un equipo que le paga para robar lo que nos pertenece, los 3 puntos de nuestro santo feudo.

Bilardo, Caparrós, Palop, Alves, Renato, Kanouté, Antonio Puerta, Ivan Rakitic… A los héroes hay que honrarlos, por supuesto que hay que honrarlos y aquí bien que podemos presumir de ello. Fueron honrados portando nuestro escudo, fueron honrados siendo despedidos por la puerta grande y serán honrados para los restos al inscribir su nombre con letras de oro como Leyendas Sevillistas ¿Acaso puede haber mayor honra?

Es importante tener memoria. Tener memoria para recordar que “los de colorado son los nuestros”, que es mejor ir “partido a partido, paso a paso”, que “las finales no se juegan, se ganan” o que los penaltis se tiran “fuerte y al lado natural (x3)”. Sentencias, momentos, figuras que forman parte de nuestra Historia y van fortaleciendo aún más el gen ganador sevillista, pero que sepa Rakitic y todo aquel que visite nuestro estadio, que mientras venga enfundado con otros colores y defendiendo a otro escudo que lucha contra el nuestro, ni el Ramón Sánchez-Pizjuán es su casa, ni Sevilla es su ciudad.

Y es que como dijo el Doctor Bilardo “Qué carajo me importa el otro… Los de colorado son los nuestros”.

Anuncios

7 comentarios en ““Los de colorado son los nuestros”

  1. Muy bueno crack. Lo que deberias plantearte seria recopilar los videos de Doraemel, y subir uno cada mes (por ejemplo), ya que en un mes a esos payasetes les da para decir miles de tonterias. Esa serie es la polla. Animo

    Le gusta a 1 persona

    1. Quillo muchiiiisimas gracias por este primer comentario. Aunque no lo creas le anima a uno a seguir escribiendo y haciendo pamplinas. Pues no es mala idea lo de Doraemel… La he dejao aparcá porque tampoco ha triunfao mucho. Eso sí, a los que les gusta les encanta jaja. Un abrazo y muchas gracias !

      Me gusta

  2. Recordando esos momentos se da uno cuenta de lo rica que es nuestra historia. No sólo se trata de títulos y grandes gestas, también hay que hablar de grandes personajes y anécdotas que engrandecieron nuestra historia. Este entrenador y en concreto este episodio es impresionante. Se trata de una reflexión sobre uno de los grandes debates del fútbol, pero a su vez retrata a un personaje inigualable y denuncia la intrahistoria de una poderoso grupo mediático (Prisa) que históricamente ha maltratado al Sevilla y en ese momento se encontraba torpedeando (por diferentes razones que hay que contextualizar) la ilusionante llegada a nuestro club del mejor jugador del mundo. Muchas gracias por traernos estos recuerdos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s